Viernes, Agosto 18, 2017

Qué es el thermal throttling y por qué es necesaria una buena ventilación en tu PC

La temperatura es uno de los factores que más tenemos que tener en cuenta a la hora de montar un ordenador por piezas. Es necesario que nuestra caja tenga un buen flujo de aire, sobre todo en fechas próximas al verano. Si la temperatura de algunos componentes es demasiado elevada, éstos tendrán un peor rendimiento, además de poder llegar a disminuir su vida útil o incluso provocar que el ordenador se apague directamente si la temperatura llega a puntos extremos.

Invierno frente al verano

En invierno la ventilación no es algo que suela preocuparnos. Incluso en mi caso ya conté que había quitado casi todos los ventiladores de mi ordenador durante los meses de invierno para tener la doble ventaja de prácticamente hacer desaparecer el ruido de los ventiladores, así como aprovechar el calor generado por el ordenador al estar los componentes a unos 5-10 grados más de lo que estarían si los ventiladores estuvieran funcionando a pleno rendimiento.

Hacer esto requiere revisar las temperaturas cuando se están haciendo tareas extremas. En mi caso tengo una serie de gadgets en la pantalla secundaria que me permiten saber en todo momento la temperatura de mi procesador y de mi gráfica, entre otros. Gracias a eso, puedo comprobar rápidamente qué variaciones provoca quitar un ventilador o hacer un cambio de velocidad en los mismos.

Y es que la temperatura interesa conocerla porque podemos jugar con los niveles de ruido de nuestro ordenador, así con los niveles de potencia haciéndole overclock al procesador, u overclock a la tarjeta gráfica. Mientras la temperatura no se dispare, podemos ganar algo de rendimiento. Para ello es necesario tener una buena ventilación, con suficientes ventiladores en nuestro ordenador que generen una presión suficiente para que el aire frío entre a los componentes desde el frontal y el caliente salga por la parte trasera o superior del ordenador.

Thermal throttling: el enemigo que hay que evitar

Evitar temperaturas altas en nuestros componentes es muy importante. Los propios componentes tienen mecanismos de protección en el caso de que se alcancen temperaturas demasiado elevadas. Este término, conocido como thermal throttling, consiste en que el procesador o la tarjeta gráfica disminuyen su rendimiento (en este caso, a través de limitar la frecuencia) para que la temperatura disminuya. Hacer overclock sin tener en cuenta la temperatura puede hacer que incluso el rendimiento sea peor si se alcanzan límites donde se active el thermal throttling.

Mientras que es raro verlo en ordenadores de sobremesa con buena ventilación, limpieza, y un disipador mejor que el que trae el procesador, en ordenadores portátiles no es raro que se dé. Esto es debido a que las temperaturas a las que funciona un ordenador portátil son superiores por lo compacto de su diseño y al menor flujo de aire que reciben sus componentes, con ventiladores que no suelen sobrepasar alrededor de los 6 centímetros de diámetro.

Tanto los procesadores como las tarjetas gráficas tienen dos límites de temperatura: un límite a partir del cual empiezan a hacer thermal throttling, y un límite a partir del cual se apaga el ordenador para evitar daños. Aunque en invierno esto no es un problema, en verano sí que podemos llegar a encontrarnos con alguno de estos dos límites.

La temperatura máxima en la que los procesadores Intel pueden empezar a hacer thermal throttling es de 100 grados, donde el rendimiento disminuye un 20% hasta que se alcanzan temperaturas aceptables. En tarjetas gráficas el límite suele ser algo menor, estando el límite en algunos casos alrededor de los 85 grados. Por ello, si se nos apaga el ordenador, lo más probable es que sea a causa de límites de temperatura en la tarjeta gráfica.

Para evitar problemas de temperatura, podemos tomar las siguientes medidas dependiendo del ordenador que tengamos.

En el caso de que tengamos un ordenador de sobremesa, es muy importante contar con varios ventiladores en nuestra torre. El flujo de aire normalmente va desde el frontal de la caja hacia la parte trasera. También existen ventiladores en la parte inferior de la caja, en la parte lateral, y en la parte superior, que permiten darle un empuje extra al aire para que fluya mejor por la caja. También es importante contar con una buena limpieza dentro de la caja y un buen orden de cables para permitir que el aire fluya bien y no encuentre demasiados obstáculos.

En mi caso, tengo una NZXT Lexa S, que cuenta con bastante ventiladores y huecos para ellos. La caja incluía de serie un total de cuatro ventiladores: uno en el frontal, otro en la parte trasera, otro en la parte superior, y otro en la ventana lateral. El frontal es uno de los más importantes, ya que mete aire a la caja. El lateral es clave para la tarjeta gráfica, pues le aporta aire de manera directa. Los dos en la parte trasera y superior ayudan a expulsar el aire, siendo casi un complemento del disipador de la CPU que empuja el aire frío para tener frío el procesador, como podéis ver en esta foto.

En el caso de los ordenadores portátiles, las soluciones son más difíciles. Si os vais a comprar un portátil, es bueno revisar cuántos ventiladores tiene. Muchos portátiles prescinden ya en la actualidad de lectores de DVD para incluir un segundo ventilador y mejorar la temperatura. Si ya tenemos un portátil, podemos desmontarlo para limpiarle el ventilador, o comprar una base refrigeradora. Este fenómeno ocurre también en los móviles, y lo pudimos ver claramente con el Snapdragon 810, que tenía problemas de temperatura, cuyo rendimiento bajaba tanto que algunos fabricantes decidieron montar el Snapdragon 808, que no tenía problemas.

A pesar de ello, en verano es posible que, si jugamos durante mucho rato, el ordenador se apague porque no esté preparado para soportar tales temperaturas ni un rendimiento elevado durante largos periodos de tiempo. Una solución que puede parecer tonta en un principio no es una mala idea, como es poner monedas en las partes más calientes del portátil. El cobre, del que están hechas en parte algunas monedas, es un buen conductor térmico, y por ello se utiliza en los heatpipes de los disipadores.

 

Fuente: adslzone

Compártelo. ¡Gracias!

 

Grupo Digital de Ayuda! Tu portal de informacion e ayuda.

¿Quién está en línea?

Hay 43 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

11676040
Hoy Hoy 617
Ayer Ayer 774
Esta semana Esta semana 3669
Este mes Este mes 13501
Total de Visitas Total de Visitas 11676040

Día con más
visitantes

07-13-2017 : 1012

Gracias por su visita