Domingo, Agosto 20, 2017

Frecuencia de reloj y núcleos ¿bastan para saber el rendimiento de una CPU?

Con el crecimiento del mercado de los teléfonos inteligentes hemos visto cómo hasta el usuario básico –o prácticamente- ha empezado a interesarse por las especificaciones técnicas de los dispositivos. El hardware es complejo, pero su simplificación –producto del marketing- ha facilitado que los usuarios comprendan el rendimiento posible de los dispositivos en base a ciertas cifras relativas, por ejemplo, a la CPU. Respecto a esta, la CPU, suele ofrecerse la frecuencia de reloj y núcleos, pero ¿determinan estos datos el rendimiento?

En la caja de la gran mayoría de los móviles que se venden hoy, detrás –o a un lado-, aparecen los detalles de la CPU, sus especificaciones técnicas, con datos como la frecuencia de reloj y núcleos. Y con esto, fabricantes dan a entender que podemos conocer su rendimiento frente a las especificaciones técnicas de otro dispositivo, y los usuarios así lo creen –la mayoría-. Pero ¿realmente podemos saber el rendimiento de una CPU conociendo estos datos? Es decir ¿es suficiente con saber la frecuencia de reloj de una CPU, y sus núcleos, para conocer su rendimiento? No.

Además de la frecuencia de reloj y los núcleos, la circuitería o el algoritmo de paralelización de instrucciones -entre otros-, son factores que determinan el rendimiento real y la eficiencia de una CPU.

Frecuencia de reloj y núcleos ¿depende de estos datos el rendimiento de una CPU?

Hay muchos más datos que deberíamos saber para poder conocer el rendimiento de una CPU realmente, pero como decíamos, estos dos son los que más visibilidad dan los fabricantes de teléfonos inteligentes. Lo primero que debemos conocer es que de la frecuencia de reloj depende la velocidad para ejecutar una instrucción, y que de los núcleos del mismo depende la capacidad máxima de paralelización de instrucciones. Es decir, que si tenemos dos núcleos podremos hacer una ejecución paralela de dos instrucciones, y con cuatro núcleos cargarán dos instrucciones de forma paralela, a priori.

Pero el problema es que hay instrucciones secuenciales e intrucciones paralelas, y las secuenciales no siempre se pueden paralelizar. Quiere decirse que para una misma ‘orden completa’, las varias instrucciones puede que sean paralelizables, o no, y en caso negativo sólo aprovecharíamos el rendimiento de un ‘core’ o núcleo. Y en esta tarea de paralelización, siempre que sea posible, para el rendimiento real entran en juego otros factores como el propio algoritmo de paralelización que dictamina con qué eficiencia se posicionan en cola las siguientes instrucciones para ser ejecutadas.

ram-ddr5La memoria RAM DDR5 está en camino y será el doble de rápida que la DDR4

 

Fuente: adslzone

¿Quién está en línea?

Hay 18 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

11677395
Hoy Hoy 636
Ayer Ayer 630
Esta semana Esta semana 5024
Este mes Este mes 14856
Total de Visitas Total de Visitas 11677395

Día con más
visitantes

07-13-2017 : 1012

Gracias por su visita