Miércoles, Noviembre 14, 2018

¿Cómo funciona una cámara térmica?

cat-s60.jpg

Para analizar temperaturas en diferentes situaciones de manera precisa, se utilizan sensores infrarrojos que detectan la luz infrarroja emitida en el espectro electromágnetico. La primera vez que se conoció la existencia de luz infrarroja fue en el año 1800, gracias a William Herschel. Utilizó un prisma para dividir la luz en colores, y puso un termómetro cerca de cada color de la luz, descubriendo que el termómetro detectaba el calor incluso cuando no había luz visible, es decir, en longitudes de onda en las que existe luz infrarroja.

Para construir una imagen, una cámara infrarroja utiliza un termograma, que es, a grandes rasgos, un patrón de temperaturas. Estos datos se envían al procesador de la cámara, que, junto con la imagen, es capaz de mostrar una imagen térmica como las de abajo.

camara-termica-portatil-grafica.jpg

Las primeras cámaras térmicas utilizaban imágenes monocromo. Es decir, iban desde el negro al blanco, siendo el blanco el más cálido. Las nuevas cámaras asignan colores “falsos” a estas imágenes en función del rango de temperatura en el que se sitúen. Los colores azul y violeta se utilizan para el frío. Del violeta, se pasa al rojo, naranja, amarillo y se llega hasta el blanco, siendo este el más caliente de todos. Estas cámaras tienen una resolución baja, y cuanto mayor sea la distancia a la que se sitúa el objeto cuya temperatura queremos conocer, menor será la precisión.

Sensores pasivos y activos

Hay dos tipos de sensores para detectar calor en un objeto: pasivos y activos. Los pasivos detectan el calor que emite un objeto por sí mismo. Los activos, por otra parte, además de detectar el calor, son capaces de calentar la superficie del objeto a través de un láser u otra fuente de energía, con el objetivo de que el sensor pueda recoger más fácilmente la información sobre la temperatura. Esto es muy utilizado en la industria automovilística, debido a que con un sensor térmico activo es más fácil detectar fallos en la construcción de los vehículos. Otros usos de los sensores es conocer fallos técnicos en cableado eléctrico.

Cat-S60-1.jpg

Estos sensores son muy sensibles, y necesitan contacto visual directo con el objeto. A través de un cristal o una ventana, es mucho más difícil obtener esta información. Los sensores térmicos tienen también su aplicación militar, debido a que es mucho más fácil detectar enemigos o armas ya que emiten calor. Por ello, hay ropa que es capaz de bloquear esta señal térmica, y ser “invisible” a los sensores térmicos.

Algunos teléfonos tienen cámara térmica

Su coste de fabricación es cada vez menor, y de hecho hay teléfonos que incluyen sensores térmicos en sus cámaras, como el CAT S60 anunciado durante la MWC este año. Para añadir esta funcionalidad a los teléfonos, encontramos productos como Compact, de Seek Thermal, que, por 250 euros,nos permite convertir nuestro teléfono en una cámara térmica, o incluso la misma Flir, fabricante del CAT S60, vende un accesorio similar.

 

Fuente: adslzone

Compártelo. ¡Gracias!

 

Grupo Digital de Ayuda! Tu portal de informacion e ayuda.

¿Quién está en línea?

Hay 151 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

12270230
Hoy Hoy 1237
Ayer Ayer 1529
Esta semana Esta semana 3937
Este mes Este mes 19151
Total de Visitas Total de Visitas 12270230

Día con más
visitantes

10-19-2018 : 1721

Gracias por su visita