Don Erre que Erre.

OrangeFrance Telecom, propietaria de la marca Orange, no escarmienta: A principios de este año se les exigía retirar determinada publicidad por no ajustarse a la normativa vigente ni al código deontológico de la publicidad. Nuevamente, y por los mismos motivos, Autocontrol ha fallado contra los recursos de alzada presentados por el operador. ¡Don Erre que Erre! ¡No cambian un ápice sus planteamientos!

24-07-2009 - El pasado 3 de junio de 2009 se presentaron ante esta organización por particulares sendas reclamaciones contra dos anuncios televisivos de la compañía Orange; los que hacen referencia a los productos que la empresa llama «Tarifa Plana 24 horas» y «Tarifa Plana Mini». El 23 de julio de 2009, sólo 51 días después de presentar la reclamación, se ha conocido la resolución al recurso de alzada presentado por la empresa. En ambos casos se da la razón a los reclamantes.

Hemos visto estos anuncios en los que, por ejemplo, se nos informa de manera ostensible que con la «Tarifa Plana 24 horas» podemos llamar a cualquier hora del día, cualquier día de la semana, a cualquier teléfono fijo o móvil que se encuentre dentro del territorio nacional… Sólo que no podemos hacerlo tantas veces como queramos ni a todos los números que deseemos.


Este es un tema de que ya hemos hablado a principios de este año 2009 desde la Asociación de Internautas (La tarifa que Orange nos vende como TARIFA PLANA no lo es) y ¿Ves cómo no era tarifa plana?), pero parece que a la empresa France Telecom le dan igual las decisiones que puede tomar una Asociación a la que voluntariamente se ha apuntado. Las alegaciones que esgrime el operador en su recurso de alzada siendo benevolentes son cuando menos sorprendentes:

Así, Orange reitera que el concepto de Tarifa Plana puede llevar aparejadas determinadas limitaciones, sin que por ello deba reputarse engañosa la publicidad que utiliza dicha acepción. En la actualidad –alega-, la mayoría de las tarifas planas de servicios de telefonía móvil están restringidas por número de destinos y máximo de minutos mensuales para establecer una limitación a posibles fraudes, siendo dichas limitaciones –sostiene- ampliamente conocidas por los usuarios de los servicios que están habituadas a las mismas.

No pretendo conocer absolutamente todos los productos que nos ofertan todos los operadores de telecomunicaciones, pero hasta donde recuerdo la definición de tarifa plana no cambia por el hecho de aplicarse a telefonía móvil o no. Pregunten a cualquier usuario de servicios de telecomunicaciones que entiende por ese concepto: Pagar una cantidad fija por usar un servicio sin más limitación que el aguante del propio usuario o los elementos necesarios para ello. De hecho, es la definición que contempla el Diccionario de la Real Academia Española:

Tarifa plana.
1. f. Cobro de servicios, generalmente de telecomunicaciones, durante un período determinado, por una cantidad fija y con independencia del tiempo y el tipo de su utilización.


No distingue entre el teléfono fijo, el móvil, internet…

Ciñéndonos al ámbito de la telefonía móvil: El hecho de que otros operadores usen en España el término “tarifa plana” de forma incorrecta no puede usarse como justificación para un mal uso propio del mismo. Si así es corrige tu error y reclama por lo que hace mal tu vecino, no al revés. Se intenta que al ser muchos los que lo hacen mal, se acepte como norma la costumbre, aunque sea mala; y no ha de ser así.

Llama la atención el inicio del párrafo citado anteriormente: “Orange reitera que el concepto de Tarifa Plana puede llevar aparejadas determinadas limitaciones”. Reitera, insiste en un argumento que ya ha empleado y que llevó a que ya en dos ocasiones Autocontrol ha fallado contra Orange por el uso indebido de la expresión “tarifa plana”, ¿Qué razones hacen que insista en la misma línea?

Refresquemos la memoria. Estos productos se nos ofrecen con expresiones como esta: “Tarifa Plana 24h: las 24 horas, a cualquier operador, 59 € al mes.”

Como nos tiene habituados todos los anuncios, sin excepción, por el borde de la pantalla y a toda velocidad pasa la información que de verdad importa: que sólo pueden ser 75 destinos diferentes y que el tiempo máximo que se incluye en ese importe es de 1000 minutos/mes, y tampoco se indican los impuestos que hay que abonar por esos 59 euros; impuestos que pueden suponer casi 10 euros más en la factura final. Repetimos lo que ya dijimos: ¿Ves cómo no era tarifa plana?

Sería de agradecer por parte de France Telecom, en particular, y de los operadores de telecomunicaciones, en general, que dejen de pensar que a los consumidores y usuarios se les puede “torear”; ni somos toros a los que banderillear ni somos tontos a los que tomar el pelo.

Cuando publiciten sus productos no se escuden en las limitaciones del medio para excusar la falta de información o de claridad en la misma; no pueden justificar que todas las tarifas están en la web, como se ha hecho en algún caso, porque no todo el mundo accede a internet. Sí, aunque no se lo crean sigue habiendo mucha gente que no usa internet.

La publicidad ha de ser clara, precisa, fiable y, sobre todo, veraz. En estos dos casos, una vez más, se ha decidido por parte de una organización independiente, a la que voluntariamente se afilia uno, que la publicidad de la marca Orange no se ajusta a lo que ha de ser la publicidad.

 

Fuente desde: internautas