Lunes, Abril 06, 2020

Mini LED y microLED, ¿cuáles son las diferencias de las pantallas del futuro?

LEDS

Las nuevas tecnologías permiten que las televisiones que tengamos en casa cada vez sean más grandes, de mayor calidad, con mejor brillo y mejor contraste. Las últimas tecnología en llegar al mercado son las mini LED y microLED, ambas traen interesantes ventajas y se han convertido en una gran apuesta para el futuro.

La tecnología mini-LED está avanzando en televisores con tamaños de entre 65 y 75 pulgadas mientras que la micro-LED apuesta por LEDs aún más pequeños y en cada panel encontramos millones de ellos. Aunque la calidad de esta última es espectacular, aún no tiene la misma disponibilidad que la primera en el mercado y conseguir una televisión que apueste por estos LEDs micro saldrá muy caro. Pero cuáles son sus diferencias, qué ventajas tiene cada una, cuándo las usaremos.

Qué es Mini LED

La tecnología mini LED consiste en apostar por leds más pequeños de los usados habitualmente en este tipo de paneles y televisores, como su propio nombre indica. La forma en la que se “construyen” estas pantallas es la misma que en televisores QLED o televisores LED aunque la diferencia es que la colección es más grande y los diodos utilizados son más pequeños. Es decir, tenemos una serie de LEDs (más pequeños de los habituales) que son iluminados por una fuente principal de luz. Al ser la misma arquitectura que las pantallas de siempre, la inversión que deben hacer las marcas es muy reducida y esto hace que sea una de las opciones más interesantes de cara al futuro con ventajas con respecto a los actuales.

Apostamos por un tamaño mucho más reducido, hasta 1.000 veces inferior. Esto permite que en el mismo espacio tengamos una mayor cantidad de diodos LED y se traduce en ventajas como un mejor brillo o mejor contraste. Pero, sobre todo, la principal mejora es que conseguimos un negro perfecto sin el efecto blooming o de halo. La gran ventaja de usar la tecnología mini LED en pantallas es que tenemos un mayor número de diodos y pueden agruparse en zonas más pequeñas de la pantalla o del televisor. Esto implica que podemos apagar o encender la zona de forma más independiente según se necesite en cada momento y tendremos un mayor control sobre la atenuación local, sin que afecte a las zonas cercanas. Es decir, al encender letras blancas sobre el fondo negro serán estas las que estén iluminadas de forma precisa pero no habrá un halo alrededor de ellas porque podremos apagar que haya alrededor. Consiste principalmente en la posibilidad o capacidad para que algunas partes de la pantalla sean completamente negras cuando haga falta.

También el mini LED mejora el brillo, consiguiendo alcanzar hasta 1.500 nits en términos generales o hasta 4.000 nits en algunos casos. Es decir, que nos permitirá ver con calidad la imagen incluso en lugares donde hay mucha luz. Y otra de sus principales ventajas es que nos permite reducir el grosor en comparación con televisores LED clásicos.

LED

Qué es MicroLED

La tecnología microLED es diferente a la anterior en su funcionamiento: mientras que los mini LED apuestan por una tecnología similar al QLED a través de la cual hay una fuente principal de brillo, en el caso del microLED es similar a las pantallas OLED. Es decir, cada uno de sus píxeles se ilumina por sí solo sin necesidad de que exista una fuente de iluminación general en el fondo. Esto permite que cada uno de los píxeles estén apagados cuando no hagan falta y se consigan así negros totalmente profundos, al igual que en los teléfonos móviles de gama alta en los que apostamos por fondos oscuros para ahorrar energía y batería apagando dichos píxeles.

Aunque el sistema de funcionamiento de la tecnología micro-LED y de las pantallas OLED sea similar, hay dos diferencias que hacen que las primeras sean una mejor opción: más allá del negro perfecto gracias al apagado de los píxeles que “sobren”, tenemos un mayor brillo casi cinco veces superior. Habitualmente se estima que las pantallas OLED pueden conseguir unos 1.000 nits pero la tecnología micro-LED calculamos que podría conseguir incluso 5.000 nits. Es decir, no sólo tendríamos negros perfectos sino que tendríamos brillos inmejorables con la consecuencia de conseguir también tener un contraste espectacular.

En cuanto al tamaño, no hay límites para los micro-LED y se pueden usar en cualquier resolución, así que son una opción ideal para crear paneles enormes enfocados al ámbito empresarial, como el The Wall de Samsung.

samsung-microled-the-wall-professional

Cuáles son sus diferencias

Micro-LED y Mini-LED protagonizarán la que se espera que sea la próxima “guerra” comercial en las teles. ¿Hay uno que sea mejor que otro? No se puede elegir a un ganador como tal porque ambos cuentan con ventajas muy interesantes, con diferencias en tamaño, precio o disponibilidad en el mercado.

Una de las principales diferencias que nos preguntamos es el tamaño. Sabemos que son LEDs más pequeños de los habituales pero cuál es el tamaño máximo que podemos tener en una pantalla usando esta tecnología. ¿Cuántos diodos o puntos podemos utilizar como máximo? En el caso de los microLED no tienen limitaciones sobre cómo puede ser la pantalla que se vaya a crear gracias al sistema utilizado. En cambio, y por este mismo motivo, los televisores que usen tecnología mini LED sí tienen una limitación: el panel LCD que usan para iluminar. Una limitación que ya hemos visto en el formato de televisores LED habituales aunque sin ningún problema se podría alcanzar hasta las cien pulgadas. Los «mini» son una buena opción si buscamos paneles de alrededor de 65 pulgadas o algo más. Si queremos irnos a grandes pantallas que superen las 120 pulgadas, apostaríamos por la tecnología microLED. A nivel de usuario, esta limitación de unas cien pulgadas puede ser insignificante si lo que quieres es una televisión para tu salón. Pero si lo piensas en términos más amplios, los microLED tendrán más posibilidad en cuanto a tamaño y pantallas enormes y sin límites.

image

También es mejor la tecnología micro-LED en cuanto a características como el brillo o los negros puros, como hemos explicado en párrafos anteriores. La tecnología mini LED utiliza el mismo sistema que los televisores QLED pero con la ventaja de grupos más pequeños de luces que pueden ajustarse con más detalle según la imagen, apagar o encender “trozos” más pequeños que hasta ahora. Pero no dejan de ser partes de una imagen que apagamos o encendemos, por precisa que sea. En el caso de la tecnología microLED, apagamos los píxeles de forma individual y mejorar el nivel de los negros pero también el brillo de los mismos y, por ende, el contraste.

Precio

Pese a que el microLED nos ofrece menos limitaciones en tamaño y nos permite tener mejores características de brillo, contraste o niveles de negro, no es una tecnología perfecta. Como es lógico, tiene menor disponibilidad y es muchísimo más cara. Si después de leer esto ya estabas soñando con un televisor microLED que tenga un brillo envidiable o un negro perfecto… será complicado. Se trata de un sistema que aún está llegando paulatinamente y por ahora son muy pocos fabricantes los que cuentan con televisores de este tipo en el mercado y su precio puede superar los 150.000 euros para los modelos más asequibles o hasta los 600.000 euros para los modelos que ofrecen una calidad 4K. Tienen mejor calidad y menos limitaciones pero actualmente sus precios no son aceptables para la mayoría de usuarios.

En cuanto a precio, los mini LED sí pueden entrar dentro de lo normal o habitual cuando queremos comprar una televisión de calidad. Encontraremos televisores de Samsung, de TLC o de LG con tamaños superiores a las 65 pulgadas y con un precio que ronda los 1.500 euros o 2.000 euros aproximadamente.

Disponibilidad

Como decimos, es poco habitual ver ahora mismo compañías que apuesten por la tecnología micro-LED para televisores dirigidas a un público amplio. Existe el The Wall de Samsung que usa una pantalla microLED modular que presume de negros, de color o incluso del atractivo y la estética de este panel. Sin embargo, en la propia página web vemos que indican “para los negocios” o “para vivir de lujo”. No se espera que sea un televisor para que cualquiera compre para tener en casa. Al menos por ahora.

samsung-the-wall

En cuanto a televisores mini Led, TCL anunció en agosto de 2019 sus primeras Smart TV que apostaban por esta tecnología y se trataba de modelos de 65 y 76 pulgadas que rondaban los 2.000 o 3.000 dólares con 15.000 «puntos» y más de 750 zonas de control independiente para controlar el halo o el blooming. Gracias al menor coste de la tecnología mini LED, pronto se convertirá en algo bastante más común en el mercado que podremos incorporar con normalidad a nuestro salón.

 

Fuente: adslzone

¿Quién está en línea?

Hay 264 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

12677207
Hoy Hoy 387
Ayer Ayer 610
Esta semana Esta semana 387
Este mes Este mes 3612
Total de Visitas Total de Visitas 12677207

Día con más
visitantes

12-17-2019 : 5588

Gracias por su visita