Miércoles, Junio 19, 2019

Atentos Movistar, Orange, Vodafone y MásMóvil: el quinto operador es una amenaza real

quinto-operador

El mercado español pasó de múltiples operadores con poder significativo a sólo tres con las compras de ONO por parte de Vodafone y Jazztel por parte de Orange. Esta última operación se condicionó a la entrada de un cuarto operador, ocupando el Grupo MásMóvil ese lugar tras varias compras incluyendo Yoigo y Pepephone. Las cableras del norte también se consolidaron en el Grupo Euskaltel, pero ahora parece que llega su momento de dar el salto a nivel nacional. El quinto operador es una amenaza real y lo más llamativo es que podría pilotarlo Jose Miguel García, ex Consejero Delegado de Jazztel y artífice el éxito de la compañía propiedad de Orange.

Las cableras del norte han entrado en varias operaciones en los últimos años. En 2015, la británica Zegona se hacía con Telecable por 650 millones de euros. Dos años más tarde, Euskaltel compró Telecable por 686 millones de euros. Antes de eso, Euskaltel se hizo con R Cable por 1.190 millones de euros. Con esas dos operaciones, el Grupo Euskaltel empezaba a andar con la mira puesta en otros territorios más allá de País Vasco, Galicia y Asturias.

Sin embargo, ya en 2017 empezamos a advertir que la evolución bursátil de Euskaltel no era demasiado positiva. En ese momento perdía un 34% desde su estreno en bolsa. Desde que tocara máximos a finales de 2015 en algo más de 11,50 euros por acción, su valor actual ha caído un 35% hasta los 7,40 euros. En los resultados del tercer trimestre de 2018 vemos como pierde 1.700 clientes de fijo comparado con el año anterior y sus ingresos totales caen un 1,5%.

operadores-usa-ruleta

Esta situación es insostenible a largo plazo y ahí es donde entra en juego Zegona, el fondo británico que en su momento compró Telecable y lo vendió a Euskaltel. El 19 de octubre, anunció una OPA parcial sobre la operadora vasca para hacerse con un 14,9%. Sumando su cuota actual, tendría un 29,9% y sería el primer accionista.

El quinto operador es una amenaza real que dispararía la competencia en España

Europa cuenta con 450 operadores y la situación comienza a ser preocupante para los grandes players del mercado. El sector telco ha sido uno de los más castigados en bolsa y la explicación precisamente hay que buscarla en el número de compañías compitiendo. Los reguladores han bloqueado operaciones importantes como la compra de O2 por parte de Hutchison argumentando que dañaría a la competencia y eso ha supuesto un verdadero jarro de agua fría para todo el sector.

La situación podría tensarse en España todavía más con la llegada de Virgin si es que la OPA sale adelante. Zegona quiere poner al frente a un directivo que fue capaz de levantar Jazztel en el momento más complicado. Recordamos que la operadora fue la primera en lanzar ADSL de 20 megas y tuvo que competir contra el  dominio aplastante que tenía Telefónica en banda ancha fija. Poco a poco fue introduciendo novedades en el mercado como el Anexo M, el Fastpath o el VDSL para hacerse un hueco y conseguir una base de clientes significativa.

Precisamente, la llegada de Fusión también propició que Jazztel “destruyera” literalmente el valor del móvil con sus ofertas asociadas al fijo y eso fue un castigo importante para el sector. Después llegó el acuerdo de fibra con Telefónica que desencadenó la adquisición por parte de Orange. Una gestión implecable por parte de García que no ha pasado desapercibida para todos los operadores que miran con recelo el tema de la OPA por parte de Zegona.

¿Quién perdería más?

Fuentes del sector apuntan a MasMóvil como la compañía más perjudicada si finalmente Virgin aterriza en el mercado español. En este momento la operadora amarilla goza de una salud envidiable y todas sus marcas crecen a un ritmo espectacular gracias a una estrategia muy bien diseñada. Mientras los tres grandes pelean por la televisión y ofertas premium, la cuarta compañía del mercado crece en banda ancha y mantiene la etiqueta de “low cost” a pesar de que sus ofertas tampoco son excesivamente económicas si las comparamos con Lowi, O2 o Amena. El aterrizaje de Virgin podría cambiar este panorama y la guerra de precios sería de nuevo la protagonista.

virgin-mobile

En el otro lado de la balanza está Euskaltel, hasta ahora, la operadora de cable no ha sido objetivo principal de los cuatro principales operadores, pero esto podría cambiar. Si la OPA sale adelante, Orange y Vodafone podrían atacar sin cuartel a la base de clientes de la operadora vasca. Cuentan con una tecnología infinitamente mejor que el cable coaxial y además su red de fibra cada vez está más extendida en estas zonas. Esto debilitaría mucho a la ya castigada operadora de cable.

Los usuarios ganarían

Indudablemente, la llegada más que probable de un quinto operador avivaría de nuevo la guerra cruzada de ofertas y el consumidor saldría ganando. Por el contrario, los operadores deberían afrontar una situación complicada y es que el sector volvería a un mercado de cinco compañías compitiendo después de que éstas hayan desembolsado más de 15.000 millones en las operaciones de consolidación. Seguiremos muy atentos a la evolución de la OPA pero todo apunta a que en 2019 el mercado de las telecomunicaciones seguirá dando mucho de lo que hablar.

 

Fuente: adslzone

¿Quién está en línea?

Hay 117 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

12424707
Hoy Hoy 266
Ayer Ayer 741
Esta semana Esta semana 1685
Este mes Este mes 13135
Total de Visitas Total de Visitas 12424707

Día con más
visitantes

05-11-2019 : 8055

Gracias por su visita