Miércoles, Noviembre 14, 2018

Casi 30 años de disquete: así eran los ‘tres y medio’ de hasta 240 MB

diskette

Quizá ni siquiera hayas llegado a vivirlo; antes, los ordenadores tenía una ranura para insertar disquetes de 3½, memorias de almacenamiento que alcanzaron un máximo de 240 MB de capacidad, pero que arrancaron casi treinta años antes con tan solo 150 kB. Y sí, durante mucho tiempo fueron más que suficiente para el almacenamiento ‘portátil’ de archivos y documentos de diversos tipos. El Compact Disc, o CD, y otros formatos ópticos, evidentemente lo acabaron dejando obsoleto.

El disquete de 3½ era un soporte de almacenamiento de datos de tipo magnético. Y la ‘ranura’ que mencionábamos anteriormente era la disquetera, o unidad de disquetes, estaba instalada en ordenadores domésticos y servía para leer y escribir en estas unidades de almacenamiento. El gran problema de este soporte, los disquetes de 3½, estaba en su vulnerabilidad a los campos magnéticos externos, que con el tiempo provocaba que dejasen de funcionar. Ahora bien, resistieron desde el año 1971 a 2000, que es cuando definitivamente dejaron de utilizarse.

La historia del ‘disquete de 3½’, las ‘memorias’ que utilizamos en nuestros ordenadores hasta el año 2000

El disquete de 3½ tiene sus orígenes, como decíamos, en el año 1971. Pero en aquel entonces, en realidad, los disquetes que se utilizaban eran de 8 pulgadas y alcanzaron su capacidad máxima en el año 1977, cuando se lanzaron los disquetes de 8 pulgadas de doble cara con hasta 1,2 MB de capacidad. Un año antes ya se había lanzado el disquete de 5¼ pulgadas con un formato más compacto y 110 kB de capacidad. Y este formato se mejoró en 1986 alcanzando los 100 MB. Pero mucho antes, en 1982, ya había nacido el disquete de 3½ con 264 kB.

Así que, en realidad, ciñéndonos al disquete de 3½ estaríamos hablando de una historia que duró desde 1982 hasta el año 2000, con el de ocho pulgadas como precedente original, y con algunos otros formatos intermedios. En el año 1997 se lanzó el disquete de 3½ con mayor capacidad de almacenamiento: 240 MB.

Pero ¿de dónde ‘salió’ el disquete de 3½? Como avanzábamos, tiene sus orígenes en el disquete de 8″. Y cómo no, fue IBM la que inventó este formato de soporte de almacenamiento. En el año 1967 la compañía encomendó a su centro de desarrollo y almacenamiento de San José, en California, el desarrollo de un sistema sencillo y barato que permitiera la carga de microcódigo en los System/370 de sus computaoras centrales. Así que este fue el soporte que se diseñó y lanzó algunos años más tarde, en 1971. La muerte del soporte fue culpa del software, su evolución y su aumento de peso. Y por supuesto, la llegada de los formatos ópticos.

 

Fuente: adslzone

¿Quién está en línea?

Hay 132 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

12270258
Hoy Hoy 1265
Ayer Ayer 1529
Esta semana Esta semana 3965
Este mes Este mes 19179
Total de Visitas Total de Visitas 12270258

Día con más
visitantes

10-19-2018 : 1721

Gracias por su visita